Catarata

El oftalmólogo de esta sección es el encargado de diagnosticar la presencia de catarata en uno o en ambos ojos, de determinar su grado de opacidad y el compromiso de la visión que produce, así como de decidir el momento idóneo en el que debe ser intervenida. En este sentido es importante tener en cuenta que no toda catarata debe operarse, pero que tampoco conviene esperar a que esté demasiado avanzada, ya que podría condicionar el buen resultado de la cirugía.

Es también su función elegir el mejor método para intervenir a cada paciente, tanto desde el punto de vista de la anestesia (casi siempre tópica: sólo con gotas) como del modelo de lente intraocular a implantar (monofocal, multifocal,  tórica para corregir el astigmatismo…). La subespecialización del cirujano en este tipo de intervenciones hace que la experiencia acumulada y la frecuencia con la que la realiza sean puntos clave para el buen desarrollo de la misma.

Quizás también te interese:

Contactología

Tipos de lentes de contacto

Entre la amplia selección de lentes de contacto que existen actualmente en el mercado están las lentes:

  • Blandas desechables: trimestral, mensual, quincenal, semanal o diaria
  • Blandas convencionales: anual
  • Semirrígidas
  • Rígidas: actualmente se adaptan muy poco

Elección de las lentes de contacto

Para escoger las lentes de contacto adecuadas para cada paciente en nuestra clínica oftalmológica se realiza:

  • Pruebas de adaptación: cálculo refractivo, estudio del segmento externo ocular, valoración de la lágrima…
  • Entrevista personal: se asesora de forma personalizada a cada paciente sobre la lente de contacto adecuada en su caso y las dudas que pueda tener cada persona sobre su caso concreto. Si las pruebas de adaptación son correctas asesoraremos sobre una rutina de uso responsable de las lentes de contacto para que el usuario no tenga ninguna complicación a largo plazo y por último daremos los consejos pertinentes para que el mantenimiento de las lentes de contacto sea óptimo.

Revisión periódicas

Se establecen unas pautas de revisión periódicas para:

  • Comprobar que el uso de las lentes de contacto es correcto
  • Verificación de una buena visión
  • Revisión de que el segmento anterior ocular no tenga ninguna alteración inducida por las lentes de contacto.

Quizás también te interese:

Cirugía refractiva

Su objetivo es eliminar la necesidad del uso de gafas o lentes de contacto para ver correctamente.

Técnicas utilizadas

La elección de la técnica adecuada a cada paciente dependerá del defecto refractivo que presente, de las características de su ojo y de su edad.

Aunque los procedimientos más conocidos son los que utilizan el láser, en algunos pacientes será necesario recurrir a otros tipos de cirugía.

Estos son los procedimientos más utilizados:

  • Técnicas que utilizan el láser:
    • LASIK: primero se levanta la parte más superficial de la córnea.
    • PRK: el láser actúa directamente sobre la córnea.
  • Técnicas que no utilizan el láser:
    • Lentes fáquicas: se colocan delante del cristalino o del iris.
    • Extracción de cristalino: es una operación parecida a la extracción de una catarata. Se puede colocar una lente multifocal que permita ver de lejos y de cerca.
    • Anillos intracorneales: para corregir defectos refractivos en córneas enfermas (queratocono).

Antes de decidir si un paciente es adecuado para ser operado de cirugía refractiva es necesario realizar una serie de pruebas, que determinarán si el procedimiento se puede realizar con seguridad: biomicroscopía, motilidad ocular, presión intraocular, fondo de ojo, topografía, paquimetría y aberrometría.

Quizás también te interese:

Córnea y superficie ocular

Esta subespecialidad oftalmológica, córnea y superficie ocular, comprende el: estudio, diagnóstico y tratamiento de aquellos problemas oftalmológicos que afectan a la parte más externa del globo ocular, especialmente la córnea y la conjuntiva.

Este grupo de patologías comprometen especialmente el confort ocular y la agudeza visual. De este modo, algunas enfermedades de la superficie ocular son capaces de producir molestias tan importantes que llegan a comprometer la actividad habitual de la persona que las padece o reducir de forma drástica su visión.

Diagnóstico y tratamiento

Los últimos avances oftalmológicos en esta materia se refieren tanto al diagnóstico como al seguimiento y al tratamiento de estas patologías. En este sentido cabe destacar:

  • Tests lagrimales: tanto cuantitativos como cualitativos
  • Tinciones de la superficie ocular

En cuanto al tratamiento médico cabe destacar:

  • Inmunosupresores tópicos
  • Colirios de suero autólogo

Los resultados obtenidos con las técnicas quirúrgicas actuales nos permiten abordar casos muy complejos, en los que las diferentes modalidades de queratoplastia y los trasplantes de membrana amniótica ocupan un papel fundamental.

Quizás también te interese:

Estrabismo

Es la sección encargada de diagnosticar y tratar los problemas relacionados con la posición estática de un ojo con respecto al otro,  y el movimiento de ambos ojos en las diferentes direcciones de la mirada.

Estrabismo

Existe cuando hay un desequilibrio en la posición de un ojo con respecto al otro, de manera que cada uno enfoca un objeto diferente.

El estrabismo en el adulto produce visión doble (diplopía) mientras que en un niño induce al cerebro a anular la imagen del ojo desviado y producirá un ojo gandul (ambliopía).

El déficit del movimiento de uno o ambos ojos es una parálisis que puede ser de causa neurológica, muscular o externa, por cicatrices alrededor de los músculos encargados del movimiento ocular.

Nistagmus

Cuando los dos ojos no son capaces de mantener la posición puede aparecer un temblor llamado nistagmus que dificulta enormemente la visión ya que es como si el espacio se moviera alrededor.

Quizás también te interese:

Oftalmología infantil

¿Quieres saber las posibilidades de solución que tiene tu estrabismo en particular?

Glaucoma

En la mayoría de las ocasiones la persona que lo padece no nota ningún síntoma, siendo la visita habitual al oftalmólogo el motivo de llegar al diagnóstico. De ahí, la importancia de la toma sistemática de la presión intraocular en las revisiones oftalmológicas anuales.

Tratamientos

En los casos más avanzados el glaucoma produce una reducción importante del campo visual periférico e incluso la ceguera.

Para su adecuado control, además de la presión intraocular, se requiere la realización de campimetrías computerizadas seriadas y el examen del fondo del ojo. En este sentido las últimas tecnologías, tales como el escáner de la retina y del nervio óptico nos permiten un seguimiento más adecuado.

El oftalmólogo subespecializado en glaucoma es el encargado de elegir la técnica más adecuada cuando el tratamiento médico no es suficiente. Éstas van desde los tratamientos con láser de última generación hasta las más recientes técnicas quirúrgicas.

Quizás también te interese:

Neuroftalmología

El Neuroftalmólogo

Trabaja en coordinación con el neurólogo y el neurocirujano para diagnosticar y tratar las enfermedades no oculares de la visión: trastornos de la vía óptica, alteraciones del movimiento ocular y de las pupilas.

Enfermedades de la vía óptica

son las que afectan la transmisión de las señales luminosas captadas por los ojos hasta el cerebro. Incluye problemas inflamatorios de los nervios ópticos (neuritis ópticas) en ocasiones relacionados con la esclerosis múltiple, y otros trastornos de origen circulatorio, hereditario, relacionados con crecimientos de la hipófisis o con aumentos de la presión dentro del cráneo.

Alteraciones de los movimientos oculares

La desviación de un ojo puede deberse a un problema mecánico (competencia de la estrabología) o por un fallo en los nervios y las áreas cerebrales encargados de dirigir el movimiento (competencia de la Neuroftalmología). Estos fallos neurológicos se traducen como visión doble, dificultad para el movimiento ocular o temblor de los ojos (nistagmus). Las parálisis de los nervios encargados de mover los ojos se suelen relacionar con diabetes, hipertensión arterial, aterosclerosis y otros factores de riesgo cardiovascular.

Alteraciones pupilares

Una diferencia de tamaño entre las pupilas o una respuesta anormal a la iluminación pueden ser signos de un problema neurológico subyacente, por lo que ante estos casos hay que realizar una exploración neuro-oftalmológica.

Puede aconsejar también sobre…

  • Rehabilitación en personas con baja visión tras enfermedades neurológicas
  • Aconseja en la prevención de factores de riesgo para la circulación ocular y cerebral
  • Participa en el diagnóstico y tratamiento de las migrañas

Pruebas relacionadas con la especialidad:

  • Campimetría automatizada
  • OCT de nervio óptico
  • Tests: de Hess-Lancaster, visión de colores y de visión tridimensional
  • Adaptación de prismas o inyección de Botox en casos de visión doble
  • Estudio de los reflejos pupilares
  • Pruebas farmacológicas de función pupilar
  • Valoración de la necesidad de resonancia magnética, tomografía o angiografía cerebral

Quizás también te interese:

Oculoplástica

Las  estructuras básicas son:

Párpados

Los párpados son la primera barrera de protección de los globos oculares y, por tanto, las estructuras más expuestas a las agresiones externas (traumatismos, sol…). Pueden sufrir problemas en cuanto a su posición (párpado caído), movimiento (dificultad de cierre palpebral) o presencia de tumores. Todos ellos pueden afectar a una correcta visión, alterando la superficie ocular y, de igual modo, también pueden cambiar la expresión de la cara, ya que pequeños cambios en esta zona van a ser rápidamente perceptibles.

Órbita

La órbita la tenemos que entender como un espacio cerrado donde se aloja el globo ocular. Es una estructura ósea y, por tanto rígida, de manera que los cambios de volumen que se produzcan en su interior van a provocar una serie de consecuencias relacionadas con la compresión del globo ocular y sus estructuras más nobles como el nervio óptico. Esto es así en patologías como la «enfermedad de graves» o en el caso de tumores intraorbitarios.

Vía lagrimal

La vía lagrimal actúa como drenaje del globo ocular no sólo retirando la lágrima, sino también los productos de desecho que la misma lágrima arrastra a su paso por la superficie ocular. En los casos en los que la vía lagrimal se obstruye pueden aparecer problemas de lagrimeo muy molestos para los pacientes que los padecen, así como de infecciones lagrimales de repetición.

Zona periocular

Está sujeta a toda una serie de cambios progresivos debidos al envejecimiento (párpados caídos, bolsas palpebrales, arrugas perioculares…), muchos de los cuales pueden afectar a la expresión de la cara (sensación de cansancio). Hoy en día, disponemos de toda una serie de procedimientos estéticos que se realizan en esta zona como la cirugía de párpados(blefaroplastia) y los tratamientos con toxina botulínica o ácido hialurónico para la eliminación de arrugas perioculares, siempre empleando técnicas de microincisión no visibles.

Conclusión

El oftalmólogo especializado en cirugía oculoplástica es la persona adecuada para corregir todos estos problemas bien sea mediante tratamientos médicos o quirúrgicos, puesto que no sólo conoce y domina la compleja anatomía de esta región, sino que además respeta la funcionalidad de las diferentes estructuras conservando una buena integración de las mismas con el globo ocular sin que se vea afectada ni comprometida la visión.

Oftalmología pediátrica

El niño requiere unos métodos de exploración muy diferentes de los utilizados en el adulto. La experiencia en el trato continuado con la infancia es la clave para obtener el máximo de datos de la exploración, en el poco tiempo en que el niño mantiene su atención.

Los problemas oculares del niño pueden ser tan banales, pero molestos, como un lagrimeo persistente por obstrucción del conducto lacrimonasal, hasta tan poco aparentes pero que puedan llevar a la muerte como un tumor intraocular maligno.

Conclusión

Lo más importante es saber que la visión del niño está en desarrollo desde el nacimiento hasta los 8-10 años. Por tanto, cualquier enfermedad ocular que aparezca en esa época puede producir la detención de ese desarrollo y provocar un ojo vago para toda su vida.

Quizás también te interese:

Retina y vítreo

Afecciones

Entre las afecciones que constituyen el campo de actuación de esta especialidad se incluyen las cirugías del desprendimiento de retina en todas sus modalidades y las cirugías del vítreo para las diversas enfermedades que lo afectan como son las hemorragias intraoculares de diversa etología, los traumatismos oculares, las enfermedades de la mácula o las complicaciones en el segmento posterior del ojo de la cirugía de catarata o de cualquier otra cirugía del segmento anterior del ojo.

También, entra en el ámbito de actuación de esta especialidad, otras patologías médicas de la retina como son las enfermedades vasculares retinianas debidas a la diabetes mellitus, obstrucciones vasculares arteriales y venosas, las enfermedades degenerativas, inflamatorias y las enfermedades maculares.